3 de octubre de 2008

“Los recicladores son pioneros y gente con visión de futuro en esta tarea”

La ministra de Medio Ambiente, Ana Lya Uriarte, , resaltó el impacto de la labor que éstos realizan y sostuvo que uno de los desafíos es inculcar mayor educación en la comunidad. Ella encabezará el II Encuentro Nacional de Recicladores que se realizará en La Serena este 3 y 4 de octubre.



“El reciclaje significa generar un campo y una oportunidad de negocio para mucha gente en nuestro país y en distintos niveles, desde las empresas que apuesten por hacer esta tarea hasta este verdadero ejército de recicladores que estamos viendo ya circular por nuestras ciudades y que son potenciales microempresarios”, expresó la ministra de Medio Ambiente Ana Lya Uriarte, quien encabezará este viernes en La Serena el II Encuentro Nacional de Recicladores de Chile que tiene como slogan “Por un reciclaje con Inclusión”.



Por ello hizo hincapié en que “estas experiencias donde hay participación de los verdaderos actores, de aquellos que están a diario en terreno, supera mucho las expectativas de las autoridades, y nuestra aspiración es que este evento permita entregar el mensaje al resto del país en orden a que estamos pasando de una actividad “amateur” a la profesionalización de un tema tan importante como es el reciclaje en Chile”. Agregó que “ellos (los recicladores) deben sentirse pioneros, visionarios de una tarea que en nuestro país ha empezado a caminar, pero que requiere todavía recorrer un gran sendero. Lo fundamental es que acá hay gente de avanzada, con visión de futuro y con responsabilidad en temas medioambientales que, por lejos, va a ser el tema de las próximas décadas”, añadió.



De acuerdo a la personera lo principal es que esta tarea es posible realizar y, en consecuencia, generar una cadena productiva del reciclaje, cuyos beneficios son transversales. “Vamos a tener una cantidad importante de gente que desarrolla la labor de separación y de traslado hacia los centros de acopio. Esta tarea, si pudiera ser enfrentada, que es nuestra apuesta, desde el espacio comunal en un primer período, sería un gran avance para este sector y para los municipios reportaría también un beneficio muy importante, porque en la medida que baje la cantidad de toneladas que ingresan a los rellenos sanitarios, también baja la tarifa que éstos deben pagar”, afirmó, agregando que, por lo mismo, están dadas las condiciones para generar un mayor campo de trabajo en esta área que, desde el punto de vista medioambiental, tiene un impacto indiscutible.



Independiente de la denominación que reciban, que es quizá lo que más cuesta cambiar para dar mayor valor a la tarea que llevan a cabo, y que se les llame cartonero o no, “lo que sí está cada vez más instalado en la comunidad –indicó la Ministra Uriarte- es que hoy los ven como un trabajador que realiza una tarea de manera constante, permanente y con dignidad, que es lo que nosotros perseguimos. Los miles de recicladores que hoy existen habla de que nuestra gente ha encontrado en ésto el camino a un trabajo digno, seguro, sustentable en el tiempo y que otorga estabilidad, lo que ratifica el fuerte impacto social de conlleva, porque el primer agente de esta cadena está constituido por trabajadores que dignifican esta labor y contribuyen a un sustento familiar”, dijo.



Sin embargo, tiene claro que en esta materia la educación es clave. Por eso precisó que en todo el Plan de Certificación de escuelas uno de los temas que se trabaja es fomentar una cultura ambiental distinta. “Uno de los focos en que se trabaja con nuestros niños es precisamente la cultura del reciclaje. Son cambios que se hacen en forma gradual, pero sostenida. Estamos impulsando que en los espacios públicos y en actos masivos se refuerce este concepto. Por ejemplo cuando se realice acá en el estadio de Coquimbo el Mundial Femenino de Fútbol, entregaremos bolsas para que cada persona deposite en ellas los desechos que generen”, explicó Ana Lya Uriarte.



“Acá hay una tarea ciudadana. Muchos se preguntan cómo puedo cooperar en la protección del medio ambiente o para vivir un ambiente más limpio. Las respuestas son sencillas, pero requieren de educación en el nivel superior, llámese padres, abuelos, etc., para hacernos cargo de una conducta decida de orden. La meta es llegar a eso y dejar de creer que el pasto o el suelo, son buenos lugares de depósito de basura, pero además existe esta otra posibilidad maravillosa de apuntar al reciclaje. La educación sigue hasta que el mensaje penetra en nuestras conciencias. Nuestro futuro son los niños, y ya ellos tienen una conciencia ambiental infinitamente superior a la que nosotros teníamos a su edad”, manifestó, agregando que en este sentido que se busca fomentar una cultura del reciclaje fundamentalmente por medio de señales claras y educación.