22 de septiembre de 2008

Recicladores trabajan por su cuenta en Quito

Por día, en la Estación de Transferencia 2 se clasifican 40 toneladas de material reciclable.

A la estación de transferencia de basura Poroto Huaico ingresan diariamente 900 toneladas de desechos sólidos. En los galpones donde se las deposita trabajan 250 recicladores, quienes se encargan de buscar en las montañas de basura cartón, papel, metales, plástico y botellas de agua y gaseosas de plástico de fibras cruzadas, que se venden para ser recicladas en el exterior.

Los minadores que pasan en esta estación de Transferencia 2 (ET2) forman parte de la Asociación de Recicladores Nueva Vida. Algunos de ellos laboran ahí hace 20 años.

Es el caso de Iván Chango, presidente del gremio, quien trabaja en la zona desde que tenía cinco años. Ahora se dedica únicamente a trabajos administrativos y de comercialización de los desechos clasificados. En 2005, el Municipio de Quito delegó a Fundación Natura la administración y control de los desechos que ingresan al lugar. Para Mauricio Marín, gerente de Operaciones de la ET2, la importancia del trabajo que realizan en la estación son el 'encapsulamiento' de olores, la eliminación de plagas de insectos voladores, ratas y brindar capacitación y sistemas de seguridad a quienes trabajan clasificando la basura.

Cada uno de los trabajadores en la semana ganan aproximadamente 200 dólares.

Marín aseguró que uno de los trabajos más importantes dentro de la Estación fue la erradicación del trabajo infantil. Ahora para los hijos de los minadores se construyó una guardería para los menores de seis años y la entrega de becas para quienes cursan la escuela y el colegio. "En este tiempo hemos logrado que las condiciones de vida de ellos (los minadores) mejoren. Ahora usan implementos de seguridad, uniformes, cascos.

Además, hacemos controles y calificamos a los compradores de los materiales reciclables", comentó Eliana Rojas, coordinadora del proyecto de Fundación Natura. De las 900 toneladas de basura que ingresan diariamente a la ET2, 40 son de materiales reciclables; el resto de los desechos (860 toneladas) es enviado al relleno sanitario del Inga. "Lo importante del reciclaje, además de las ganancias a nivel ambiental, es que es una buena cantidad que no ingresa al relleno, lo que permitirá que el Inga tenga un tiempo de vida más largo", manifestó Marín.

Cada uno de los trabajadores reciben un pago semanal de aproximadamente 200 dólares. Este monto puede variar dependiendo del tipo de material que se venda y de las cantidades. Pese a que todos forman parte de la Asociación, cada uno trabaja por su cuenta y recibe su pago dependiendo de la capacidad de clasificación y recolección que tengan durante la semana.

Además, son un organismo autónomo en el que no pueden intervenir instituciones como el Municipio o Fundación Natura. Sin embargo, y a pesar de que Fundación Natura está regulando los trabajos dentro de la ET2, no manejan datos exactos sobre los compradores ni los usos que se les da a los desechos. Iván Chango, presidente de su gremio, no quiso dar declaraciones a la prensa porque considera que "las entrevistas no les sirven porque nunca reciben apoyo de instituciones de carácter social".

De parte de la municipalidad, la Empresa Metropolitana de Aseo está autorizada para controlar y auditar los trabajos de Fundación Natura; sin embargo, tampoco facilitaron, (hasta el cierre de esta edición)

Información sobre los planes de trabajo y estudios que realizan sobre el reciclaje y los trabajos dentro de Poroto Huaico: Camila Witt cwitt@telegrafo.com.ec
Reportera-Quito