29 de julio de 2009

PRIMER ENCUENTRO NACIONAL DE RECICLADORES EN SUDÁFRICA



Los días 2 y 3 de julio del 2009, 100 recicladores de residuos de todo el país se reunieron en el Primer Encuentro Nacional de Recicladores de Residuos en Sudáfrica. Los recicladores llegaron desde 26 vertederos de siete provincias, de las nueve en Sudáfrica. Hablando en una sesión plenaria, el reciclador Simon Mbata destacó que la reunión estaba, “haciendo historia” ya que era, “la primera vez que vemos recicladores de residuos en Sudáfrica decidiendo juntos nuestro futuro.”

por Melanie Samson

La reunión fue organizada por la ONG groundWork de justicia ambiental. groundWork tiene una larga historia trabajando con las comunidades afectadas por residuos tóxicos y peligrosos. En el 2008 comenzó a trabajar con los recicladores de residuos, después de darse cuenta de que también ellos se ven afectados negativamente por las malas prácticas en el manejo de residuos. Además, a groundWork le preocupa que la nueva legislación que esta siendo redactada sobre el manejo de residuos no reconoce el papel de los recicladores en el manejo de residuo municipal y amenaza con socavar sus medios de subsistencia, al igual que las tendencias hacia la incineración de residuos municipales. Musa Chamane, defensor de groundWork, pasó ocho meses viajando a los vertederos de todas las provincias en Sudáfrica para hacer vínculos con los recicladores de residuos. En preparación para la reunión nacional, el facilitó talleres provinciales que introducían a groundWork a los recicladores, dio a conocer la investigación de groundWork sobre los recicladores e identificó las principales cuestiones que enfrentan los recicladores. Se invitaron a los representantes de todos los vertederos visitados por groundWork al Encuentro Nacional, celebrado en Midrand, Gauteng.

GroundWork está dispuesta a apoyar la organización de recicladores de residuos, pero es clara en que esta iniciativa debe ser impulsada por los mismos recicladores. groundWork considera que su papel es facilitar oportunidades para que los recicladores se encuentren y colaboren, y proporcionar información y apoyo que ayuden a los recicladores a organizarse ellos mismos. Según groundWork, el objetivo principal de la reunión nacional era proporcionar la oportunidad para que los recicladores en toda Sudáfrica se reunieran y hablaran unos con otros con el fin de promover la organización colectiva para garantizar sus medios de subsistencia.

Los recicladores que asistieron a la reunión hicieron grandes sacrificios para estar allí. Ya que son trabajadores por cuenta propia, todos ellos perdieron dos jornadas de trabajo cuando podrían haber generado ingresos. Provincia tras provincia informaron en el plenario que habían llegado con el fin de crear vínculos más estrechos con otros recicladores de residuos, y en el proceso de hacerlo, aprender nuevas estrategias acerca de cómo llevar hacia adelante sus luchas. También esperan que, en conjunto, serán capaces de abordar la discriminación que enfrentan y cabildear en gobierno para su reconocimiento.

Llevar a cabo una reunión nacional en Sudáfrica no es una tarea fácil. Sudáfrica tiene once idiomas oficiales, y por lo menos siete fueron hablados durante la conferencia. Los facilitadores y los participantes trabajaron juntos para garantizar que todos pudieran comunicarse y participar. Un equipo de facilitadores multilingüe tradujo todos los puntos de la sesión en Inglés, isiZulu y seSotho. Debido a que isiZulu y seSotho son los dos principales grupos lingüísticos en Sudáfrica, éstos pueden ser entendidos por la mayoría de los que hablan el idioma Africano en el país. Pero a veces los participantes hablaron en idiomas que los facilitadores no podían traducir, y en estos casos, otros participantes que hablaban su idioma rápidamente se ofrecieron como voluntarios para traducirles a ellos. Estas habilidades fueron esenciales durante las sesiones simultáneas, donde el proceso de traducción destacó no sólo el valor de las habilidades lingüísticas de los recicladores, sino que también ligaron las diferencias lingüísticas y culturales entre ellos. Los recicladores se acercaron no sólo porque podrían compartir ideas y experiencias, sino también porque se apoyaron unos en otros para lograrlo.

Los delegados de la reunión discutieron y debatieron una amplia gama de cuestiones. Se identificaron los riesgos para la salud relacionados con su trabajo y argumentaron que es la responsabilidad del Estado proporcionarles ropa de protección y de asegurarse que los residuos médicos y tóxicos no sean desechados en los vertederos municipales. Los recicladores, de un número de ciudades, informaron que estaban siendo desalojados de los vertederos a medida que se otorgan contratos a las empresas privadas. Identificaron que uno de sus principales retos es “resistir la privatización de nuestros recursos, en los vertederos y en los ascendentes, y asegurar nuestro derecho al trabajo y resistir a la exclusión de los vertederos de donde se derivan nuestros medios de subsistencia.” También se resolvieron a “desarrollar estrategias para garantizar que la práctica de explotación por parte de los intermediarios sea eliminada para siempre."

Los delegados del taller señalaron que la organización colectiva será la clave para lograr todos estos objetivos. La mayoría de los delegados llegaron de vertederos que no cuentan con organizaciones oficiales. Estaban especialmente inspirados en una sesión plenaria en la que los recicladores han tenido éxito en la organización de cooperativas en sus vertederos y en sus alianzas en toda la ciudad, ya que se logró entender cómo han logrado estos éxitos. Después de escuchar sus logros, los delegados decidieron que tratarían de construir organizaciones en todos los vertederos. Así como, el grupo simultáneo enfocado en la organización señaló, “es sólo cuando los recicladores están unidos, los vemos avanzar” y, “el municipio no escucha a una persona, pero escuchará a un grupo colectivo.” La junta llegó a una serie de sugerencias sobre la manera de convencer a otros recicladores a ver los beneficios de la organización. Clave entre éstas fue la idea de llevar a cabo talleres locales, dónde recicladores más experimentados de otras ciudades puedan compartir sus experiencias.

Al término de la reunión nacional, los delegados eligieron a un grupo de trabajo nacional con un representante de cada provincia para sacar adelante esta agenda. Debido a que los recicladores de residuos también se enfrentan a problemas relacionados con la vivienda, la educación y el acceso a los servicios, los delegados resolvieron “trabajar con otras organizaciones de la comunidad para llevar adelante nuestra lucha colectiva.”

El Encuentro Nacional fue un primer paso importante que ha alterado el paisaje en el sur de África. Sin embargo, aún queda mucho trabajo por hacer para que los futuros procesos sean más incluyentes. A pesar del hecho de que las mujeres fueron participantes activas en la reunión y dieron la mayoría de los informes en los grupos simultáneos, sólo uno de los grupos de trabajo asociados, eligió a una mujer en la conferencia. Dos provincias no estuvieron presentes y sólo un número pequeño de recicladores que trabaja en las calles asistió a la reunión. Si bien muchos inmigrantes extranjeros trabajan como recicladores en las ciudades de todo el país, ninguno estuvo presente en el taller. Algunos participantes sintieron que la exclusión de los extranjeros a los depósitos de basura sería una manera de abordar el tema de saturación [de recicladores]. A medida que el grupo de trabajo avance, habrá la necesidad de explorar cómo superar divisiones y exclusiones, para asegurar que todos los recicladores puedan participar y tener voz en los nuevos procesos nacionales.